jueves, 26 de abril de 2012

Guía para disfrutar


-Mira un robot en la ciudad !!
-Si, mira ahi hay otro.
-Son solo personas Manuel.

----------------

-Van todos para el mismo lado ¿no?
-Si, vamos por este a ver que pasa...

miércoles, 9 de febrero de 2011

Al infinito y mas alla

Desde lo lejos observo cómo se sacude, como se mueve, como pelean unas con otras, pero no me interesa hacia allí voy, lentamente pero con firmeza.
Mi primer paso, intento hacer los menos posibles, se hunde mi pie en este suelo desequilibrado y doloroso de a veces. De a poco y sin mirar atrás voy llegando a mi destino, veo como algunas son enormes, otras pequeñas pero traicioneras, algunas van haciendo alianzas y otras ya son enemigas pero eso no importa yo se que una vez dentro todo cambia, nadie se quiere y hasta varios a dado la vida dentro.
Mi corazón late como el motor de una Fiat 600 a las cuatro de la tarde haciendo 38 grados, siento un escalofrió que recorre desde la punta de mis dedos hasta las extremidades mas largas de mi cuerpo, el viento sopla tanto que mi pelaje se enreda con el espacio, mi cuerpo no está bien cubierto desde mi cadera hasta mis rodillas solo poseo una tela que me tapa de la intimidad.
Por fin estoy entrando, ya el frió es aun mas atormentante pero mi corazón no para de latir, por suerte soy de corazón sano sino creo que ya hubiera sido otro de los tantos crímenes que se comenten por esa zona. Siento como mis pies se sienten diferentes, ya no es el viento el que me golpea, ahora es más pesada y hasta cuatro veces más fría. Ya no son solo mis pies ahora son mis rodillas, mi cintura, mi obligo, BASTA. No quise adelantarme más en ese infierno de seres inmortales que no paran de golpearse entre ellas.
Mi cobardía ha llegado a su fin, ahora esa sensación que estaba en mi ombligo sigue subiendo, se apodera de mi abdomen, de mis hombros, hasta que llega a mi cuello. Me detengo devuelta, mis brazos también estaban en poder de él, solo mi cabeza podía controlar, pero en este estado de parálisis total nada reaccionaba, no podía voltearme ya era muy tarde para retroceder. En eso la veo, la más hermosa, sus curvas eran perfectas, su inmensidad me sorprendió, se acercaba hacia mi tranquila, ya esa tranquilidad cambio y su velocidad ahora es mayor, cada vez mayor. Tan solo a un metro de mi cuerpo paralizado ella me ve y sin decir nada su cuerpo se desvanece en un estallo que todo lo que veía perfecto ahora era desagradable y hasta podría llegar mortal.
Llego hasta mi con tanta fuerza que en tan solo un instante mi cuerpo que estaba perfectamente balanceado quedo de revés, mi cabeza golpeaba contra un suelo aun mas solido que todos y a la vez cortante, mis pies se encontraban en el aire si poder apoyarme de nada, mis brazos daban vueltas esperando agarrar algo para sostenerme y parar todo este atormento que me estaba hiriendo. Para mí fue una eternidad de dolor y sufrimiento pero en realidad solo fueron unos pocos segundos, pude levantarme sin mucho esfuerzo y mis ojos apuntaban al lugar del cual había comenzado mi travesía, con la poca fuerza que me quedaba y mi último aliento corrí a protegerme, luego de varios pasos que mis musculosos magullados pedían basta pude salir de este tormento y me dije a mí mismo.
-La puta madre nunca más me meto al mar.
FIN =)

miércoles, 24 de febrero de 2010

Buscando la respuesta


El día que no haya mas lugar en el infierno, ese día los muertos caminaran sobre la tierra, hablaran, jugaran, compartirán emociones con los seres humanos vivientes. Muchos no se darán cuenta, otros si, algunos tendrán miedo, otros odio, otros respeto.
Lo que sabemos es que lo que viene de allá abajo no es bueno, su concepto, su fin, su meta nada de eso es bueno. Otra cosa resaltante es que capas el lugar ya se acabo y ellos volvieron a la tierra en forma humana o que nunca pudieron morir, lo cual siguen caminando como cualquier persona pero con unos cuantos años encima, jóvenes, viejos, adultos, bebes quien sabe como serán, lo que se sabe es que no están bien. Los de arriba tienen espacio y no les interesa lo que ocurra en nuestro ambiente, ¿pero que?, entonces no somos los hijos del señor nosotros, a los que ama y quiere infinitamente, pero entonces que ocurre allá arriba, están teniendo dificultades ya que se les esta yendo de las manos nuestra vida. Lo peor de todo es que al no estar siendo atendidos por el señor ni ninguno de sus hermanos cometemos el error, ese error que no nos deja cumplir la sentencia y vivir pacíficamente en las alturas, por ese error seguimos acá sometidos en esta tierra material, donde a nadie le importa absolutamente nada.
¿Para que rezamos?¿Existe algún Dios?¿Cuando muero a donde voy? Tantas sorpresas nos quiere dar usted señor divino que no das ni una explicación de lo que es nuestro libro de la vida.

lunes, 18 de mayo de 2009

Cuando lo vi se me puso la piel de gallina, es un excelente anuncio, espero que lo disfruten tanto como lo disfute yo. A veces nosotros pasamos delante de gente asi y ni nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta, pero al ver este video te hace reflexionar mucho y ver lo terrible que es esta enfermedad y lo mal que puede hacer no solo a uno solo sino a la familia que lo rodea. video

domingo, 10 de mayo de 2009

El Túnel y la inmensa Llanura


Ya salia de mi hogar en busca de mi rutinario alimento, como siempre por el mismo camino, un túnel largo y oscuro, luego subir hasta aquella fría llanura y de frente mi objetivo.
Cuando estaba en el túnel me encontré con varios de mis compañeros a los que invite un platica pero no me entendieron mucho así que seguí mi camino, cada vez veía menos pero seguís mi instinto y caminaba en linea recta tratando siempre de mantener la linea. Luego se avecino la llanura, era inmensa casi infinita para mi corta vista. Comencé a caminar, pero no encontraba mas el final, pensé en volver, pero tan solo ver la cara de mi tantos hijos de tristeza hizo que siguiera mi camino, habría sido uno o dos días los que estuve en esa llanura, en mi colonia lo llamaban la llanura del sin fin y ya veo por que el nombre. Ahí estaba la preciosa e inmensa caja, blanca como el cielo y fría como la nieve, intente entrar pero imposible, tenia que ver si había algún resto cercano a la inmensa caja, pero nada, otro día mas buscando y nada, mi familia estaria muriendo de hambre ya, eran tres dias sin que llegace, sin estaria preocupando de mi y sus recursos alimenticios estarian escaseando, pero en ese entonces vi como la gran caja se abrio, una viento de aire frio me movio pero no me hizo retroseder asi que rapidamente entre, ahi tenia todo lo necesario para vivir mi generacion y la de mis hijos en alimentos, pero mi pequeño e inavil cuerpo me dejaba obtener pequeñas cosas, tome lo primero que vi era algo un poco gomoso, de color rojizo y blanco, lo monte en mi cuerpo y comenze mi trayecto de regreso. Pero no fue tan facil, esta llanura tenia infinidades tanto como en vista linea como en los laterales, tan solo con caminar para otro lado estaria perdido por siempre, asi que comenze a moverme, ya estaba termindo de pasar el cuarto dia cuando ahi lo vi, la peor pesadilla que podia exisir para mi especie, el hombre, mis deviles patas comenzaron a moverse deprisa, pero este lamentablemente me vio y me alcanzo en tan solo un pocos pasos intentando aplastarme con su inmensa pata, tuve que abandonar mi alimento y comenzar a correr depirsa hacia el tunel, pero era imposible no encontraba el camino de tan desesperado que estaba habia perdido el sentido del hilo y ya no sabia para donde ir, hasta que encontre el final de la llanura, una inmensa pared que no me dejaba avanzar. Ahi senti el peor dolor o sufrimiento que pedia sentir, el hombre me habia aplastado, tres de mis patas estaba quebradas y mi caparazon perdiendo liquidos, por suerte el hombre se habia ido al verme inmovil pero yo no podia hacer nada, en poco tiempo iva a morir si no cerraba la herida de mi caparazon, entonces con el resto de mis patas comenze a moverme, despacio y con un sufrimiento tal que es imposible describirlo.
Ya habian pasado seis dias, mi familia debia de estar mas que preocupado por mi, ya no debian tener ilusiones, pero yo seguia, mi visibilidad estaba nublosa, mis pies ya no podia reaccionar, no quedaba mas liquido en mi sistema, era mi hora, ya me tocaba a mi compartir el pais de los muertos, donde todos los nuestros van cuando mueres, pobre de mi familia que no tendra padre, no tendra esposo, no tendra alimento ni proteccion, ellos tambien moriran en poco tiempo tal como yo... mirara para donde mirara no podia ver nada mas que niebla y mas niebla, ya mi pie se detuvo no podia dar un paso mas, mi caparazon estaba seco, ya habia perdido todo el liquido...era el fin de otra como tantas hormigas que habitan en este mundo injusto y gorbernado por el hombre.





Bueno espero que halla sido de agrado para todos y que no lo vean como "hay que pobre hormiga" por que esa pobre hormiga podrias ser vos o tu hijo o cualquier otra persona que te rodea. No podemos enfrentar al hombre pero si sobrevivir sin el.

Julian Bona